Especialidades

Las causas que llevan a una mujer a aumentar el tamaño de sus mamas pueden ser variadas, desde un deseo de aumentar el contorno corporal, corregir una disminución de volumen pos-lactancia, balancear una diferencia de volumen entre las mamas hasta una reconstrucción pos-mastectomía.

La cirugía se basa en la colocación de un implante (mal llamado prótesis) debajo de la glándula mamaria o del músculo pectoral dependiendo de las características corporales.

Tipos de implante.

Los implantes mamarios están compuestos por una cubierta de siliconas flexible y rellenas con diferentes materiales, siendo las más comunes el gel de siliconas y la solución salina.

Cada material de relleno tiene ventajas y desventajas, siendo las principales ventajas de la primera la consistencia de la silicona y de la segunda la inocuidad de la solución salina en caso de filtración o rupura de la cubierta.

Los estudios científicos realizados hasta la actualidad revelan que ninguno de estos implantes produce cáncer ni tampoco enfermedades autoinmunes.

De todas formas se aconseja discutir el tema con su médico.

Cirugía de aumento.

La operación puede ser efectuada bajo anestesia local o general; y consiste básicamente en la colocación del implante en un bolsillo tallado entre la glándula mamaria y el músculo o debajo de éste.

La incisión puede ser en la aréola, el surco submamario o la axila.

En estos lugares quedará una cicatriz que puede ser más o menos aparente de acuerdo a la reacción de la piel de la paciente.

La cirugía puede ser ambulatoria o con internación de un día, puede ser necesaria la colocación de un drenaje aspiratorio por uno o mas días y se mantiene un vendaje por 5 a 7 días.

Las complicaciones se encuadran dentro de las más comunes para cualquier cirugía: hematoma, infección, dehiscencia de la cicatriz, etc. y propias del implante: disminución de volumen y pliegues en las de solución salina, así como contractura capsular, palpación del implante; hasta su ruptura, lo que implicaría en ese caso el retiro del mismo.

Puede haber alteración de la sensibilidad del pezón en los primeros meses, tanto hiper como hipo sensibilidad.

No hay evidencia de que se produzcan alteraciones en la fertilidad como así tampoco en la lactancia.

Las técnicas de reducción mamaria varían, siendo la más común la incisión en forma de ancla, que rodea el pezón, baja en forma vertical hasta el surco submamario; y ahí sigue hacia los lados por el mismo. El cirujano reseca la glándula excedente junto con grasa y piel; y recoloca el pezón y la areola en su nueva posición. Luego trae la piel de ambos lados y la sutura dándole nueva forma a la mama. A veces utiliza la lipoaspiración como método complementario para adelgazar la zona debajo de la axila.

En la mayoría de los casos los pezones se mantienen unidos a sus vasos y nervios, aunque en los casos de mayor tamaño puede ser más seguro cortarlos e injertarlos en su nueva posición, lo que provoca la pérdida de su sensibilidad.

Las suturas rodean la aréola, siguen una línea vertical hacia abajo, y continuan a lo largo del surco mamario, aunque en algunas técnicas se evita esta larga cicatriz horizontal frunciendo la piel de la incisión vertical.

Después de la cirugía.

Después de la cirugía Ud. tendrá un vendaje elástico o gasas sostenidas por un corpiño. También se deja a veces un tubo delgado en cada pecho para drenar la sangre y los líquidos por un día o dos.

Al principio podrá sentir algo de dolor especialmente si tose o se mueve, por lo que su cirujano le indicará analgésicos. Los vendajes serán retirados un par de días después de la operación, y seguirá usando el corpiño durante las 24 hs. por varias semanas. Las suturas serán sacadas entre la 2a y 3a semana.

Su primera menstruación después de la cirugía puede ocasionarle dolor en los pechos y puede sentir puntadas de vez en cuando durante unos meses. Puede haber una pérdida parcial de la sensibilidad en los pezones y la piel ocasionados por la hinchazón. Esto desaparece paulatinamente en unas seis semanas aunque en algunos pacientes dura hasta un año; y en algún caso puede ser permanente.

Volviendo a la normalidad.

Aunque Ud. pueda estar de pie y andando en uno o dos días, sus pechos estarán doloridos durante un par de semanas. Evite levantar o empujar cosas pesadas durante tres o cuatro semanas.

Su cirujano le indicará cómo reanudar sus actividades normales. La mayoría de las mujeres pueden volver a un trabajo no muy riguroso y a las actividades sociales en unas dos semanas. Pero Ud. se sentirá «floja» por varias semanas, y necesitará un corpiño de tipo atlético por este tiempo. La actividad sexual debe ser evitada por una semana o más ya que el estímulo sexual puede provocar edema en sus heridas. Una pequeña cantidad de líquido puede drenar de ellas formando costras al principio. Si tuviera dolor agudo o sangrado abundante no dude en llamar a su cirujano.

Su nuevo aspecto.

Aunque gran parte del edema y los hematomas desaparezcan en las primeras semanas, puede llevar seis meses hasta un año antes de que sus pechos terminen de adaptarse a su nueva forma. Aun entonces, su forma puede variar de acuerdo a los cambios hormonales, los cambios de peso y los embarazos.

Su cirujano hará lo posible para hacer sus heridas los menos notorias que sea posible aunque no debe olvidar que en la reducción mamaria éstas son extensas y permanentes. Habitualmente permanecen gruesas y rojas por varios meses para gradualmente empalidecer hasta hacerse poco visibles.

De todas las cirugías plásticas esta es la que da el cambio más rápido en la forma de su cuerpo. Se sentirá aliviada de la incomodidad provocada por los pechos grandes, su cuerpo tendrá un aspecto más proporcionado y su ropa le quedará mucho mejor. A pesar de todo lo que Ud. haya deseado este cambio, no olvide que necesitará un tiempo para adaptarse a su nuevo esquema corporal lo mismo que su familia y sus amigos. Sea paciente con Ud. y con ellos. Recuerde siempre por qué quiso operarse y así es seguro que, como la mayoría de las mujeres operadas, Ud. también estará satisfecha con los resultados.

Las mujeres con mamas muy grandes y péndulas tienen una serie de problemas médicos provocados por el exceso de peso, tales como el dolor de cuello y espalda e irritación de la piel así como deformidades de la columna y problemas respiratorios. Los breteles del corpiño suelen dejar surcos en sus hombros. Además, los pechos muy grandes pueden hacer que una mujer o una adolescente sientan verguenza de sí mismas.

La reducción mamaria ha sido ideada para estas mujeres. Esta operación reseca grasa, tejido mamario y piel de los pechos, haciéndolos más chicos, menos pesados, y más firmes. También se reduce el tamaño de la areola, que es el círculo de piel oscura del pezón. El objetivo es darle a la mujer un busto con mejor forma y más proporcionado con el resto de su cuerpo.

Las mejores candidatas para la reducción mamaria.

La reducción mamaria se lleva a cabo más para alivio de síntomas que como operación cosmética. Muchas de las mujeres que se operan tienen problemas con pechos muy grandes y caídos que les impiden moverse con libertad y les provocan dolor.

En la mayoría de los casos la reducción mamaria no se hace hasta que su desarrollo es completo; de todos modos, se puede hacer antes si el tamaño de los pechos provocan dolores e incomodidades serias. Las mejores candidatas son aquellas con la madurez necesaria para entender la intervención y que tienen expectativas realistas sobre la misma.

Toda cirugía entraña cierto riesgo.

 La reducción mamaria no es una intervención simple, aunque es segura cuando es realizada por un Cirujano Plástico calificado. Aún así, como toda cirugía, tiene alguna posibilidad de complicaciones como hemorragias, infecciones, o reacciones a la anestesia.

Esta cirugía deja cicatrices visibles y permanentes aunque sea en lugares cubiertos por un corpiño o una malla de baño. Puede quedar cierta asimetría entre los pechos o en pezones. Algunas pacientes sufren una pérdida de la sensibilidad en sus pezones y en ocasiones puede perderse una parte del tejido de éstos.

Preparándose para la cirugía.

Su cirujano puede considerar necesario pedirle una mamografía antes de la cirugía. También le dará instrucciones sobre la alimentación, el cigarrillo, la bebida y los medicamentos que debe tomar o dejar de hacerlo. En los casos de operaciones de mucho volumen, puede estar indicado preparar una autotransfusión para que en caso de necesitar sangre se pueda usar la suya propia. Estas intervenciones se efectúan bajo anestesia general por lo que normalmente Ud. quedará internada la noche después de la operación.

Si Ud. está pensando en mejorar la forma de sus senos.

Con el paso de los años, diversos factores como el embarazo, la lactancia, y la misma fuerza de la gravedad, tienen su efecto sobre los senos de una mujer. A medida que la piel pierde elasticidad, las mamas pierden frecuentemente su forma y se caen. La mastopexia o levantamiento del seno, es un procedimiento quirúrgico para levantar y dar nueva forma a las mamas. La mastopexia también reduce el tamaño de la areola que es la porción de piel oscura que rodea el pezón. Si sus mamas son pequeñas o han perdido volumen, los implantes o prótesis mamarias colocados juntamente con una mastopexia pueden aumentar tanto su firmeza como su tamaño.

Las mejores candidatas para el levantamiento del seno.

Un “lifting” mamario puede mejorar su aspecto y su autoestima, pero no la cambiará tanto como para parecerse a un ideal soñado, ni hará que las personas la traten en forma diferente. Antes de encarar esta cirugía, piense cuáles son sus expectativas y coméntelas a su cirujano.

Los mejores resultados se obtienen en mujeres con mamas pequeñas y caídas. Cualquier tamaño de mama puede ser reformado.

Muchas mujeres buscan esta operación porque la maternidad y la lactancia le han dejado la piel estirada y los senos con menor volumen. Si Ud. piensa tener más hijos, tal vez sea conveniente postergar su mastopexia. Aunque no hay mayores riesgos provocados por nuevos embarazos, éstos pueden estropear el resultado obtenido por la operación.

Toda cirugía tiene cierto riesgo.

La mastopexia no es una operación sencilla, pero es segura si el que la ejecuta es un cirujano calificado. Como en toda cirugía, existe siempre la posibilidad de complicaciones por la operación o por la anestesia. La hemorragia o la infección son infrecuentes pero si ocurren pueden dejar cicatrices anchas. Estas se ubican en zonas ocultas por el sostén.

Planeando su cirugía.

Cada paciente, lo mismo que cada cirujano, tiene una opinión algo diferente sobre que es lo deseable en cuanto al tamaño y la forma de sus mamas.

El cirujano la examinará tanto sentada como de pie y comentará con Ud. las distintas opciones, dependiendo de su edad, la forma de sus mamas y el tipo de piel que posea. Tal vez considere conveniente agregar una prótesis. Le explicará la nueva posición que tendrá el pezón, que es generalmente a la altura del surco por debajo de su mama.

Le describirá los detalles, los riesgos y limitaciones, haciendo énfasis en las cicatrices que pueden resultar. También le comentará el tipo de anestesia y el lugar donde se efectuará la intervención lo mismo que sus costos.

Preparándose para la cirugía.

A veces se puede indicar una consulta con su ginecólogo que hará las indicaciones que crea necesarias y pedirá una mamografía si así lo cree conveniente.

Mientras esté preparándose para la intervención, arregle con alguien para que la lleve a su casa y le ayude por unos días después de operada.

La cirugía.

La mastopexia lleva habitualmente entre dos y tres horas de duración. Las técnicas son diversas aunque las más comunes requieren una incisión en T invertida en la mitad inferior del cono mamario. Una vez que se quita el exceso de piel, la aréola y el pezón se suben a su nueva posición y los tejidos se reacomodan. Luego se sutura la piel alrededor de la aréola, en el surco debajo de la mama y en una línea vertical que une estas dos. En algunos casos se indican intervenciones que requieren sólo las cicatrices alrededor de la aréola y la vertical.

Si es necesario colocar una prótesis, ésta se inserta debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral.

Después de la cirugía.

Después de la cirugía Ud. tendrá un vendaje. Sus pechos inicialmente estarán hinchados y con hematomas. Se sentirá incomoda por unos días pero el dolor será leve. El cirujano le prescribirá analgésicos.

Luego de unos días el vendaje será reemplazado por un corpiño deportivo que deberá usar continuamente durante un mes. Las suturas serán retiradas en los primeros quince días.

La sensibilidad de los pezones está disminuída o alterada durante dos a tres meses aunque en algunos casos la recuperación tarda hasta un año e incluso puede ser permanente.

Volviendo a la normalidad.

La cicatrización es un proceso lento. No haga planes de volver al trabajo por una semana o diez días aunque pueda caminar. Evite levantar cosas por arriba de su cabeza durante un mes. Si tiene cualquier duda consulte con su cirujano. Éste le dará instrucciones sobre como reanudar sus actividades normales. Puede indicarle evitar el sexo durante una semana o más, y evitar la actividad deportiva por un mes o más. Luego puede retomar sus actividades lentamente. Si Ud. queda embarazada, podrá dar de mamar ya que sus conductos no se seccionan con esta intervención.

Su nueva apariencia.

Su cirujano hará todo lo posible para que sus cicatrices sean poco visibles. De todas maneras éstas existen, son largas y permanentes. Habitualmente están rojas y elevadas por varios meses para gradualmente hacerse menos visibles hasta quedar a veces como líneas pálidas poco perceptibles.

La satisfacción que Ud. obtenga de la mastopexia será mayor si comprende bien la operación y si sus expectativas con respecto a los resultados son reales.

Con la edad, nuestro rostro comienza a mostrar las huellas de la gravedad, la exposición al sol y de años de movimiento de sus músculos al sonreir y masticar.

Los tejidos que mantienen la piel joven comienzan a deteriorarse, dejando arrugas alrededor de los labios o de los ojos como las patas de gallo.

Los rellenos de tejidos blandos, como el colágeno o la grasa, pueden ayudar a rellenar estas arrugas y surcos temporariamente, devolviendo ese aspecto juvenil.

Cuando se inyectan debajo de la piel, estos rellenos llenan las zonas arrugadas o deprimidas de la cara. También pueden agregar volumen a las mejillas o a los labios. Estas sustancias pueden usarse solas o junto a otros procedimientos como el peeling o el lifting.

Conociendo las opciones.

Las inyecciones de colágeno o de grasa son utilizadas fundamentalmente para mejorar la textura de la piel. También son útiles en el relleno de arrugas faciales profundas, surcos y en algunos tipos de cicatrices y en el relleno de los labios.

Pueden no ser suficientes en el relleno de arrugas severas de superficie, como las de alrededor de los labios donde a veces es necesario un peeling o una aplicación de laser. Estos, en vez de rellenar, eliminan las capas superficiales de la piel para renovarlas.

Qué esperar del tratamiento.

Lo más importante que se debe recordar es que los rellenos de piel no tienen resultados permanentes. El material inyectado se metaboliza en el cuerpo y sus resultados no son tan duraderos como las cirugía.

En algunas personas, los resultados pueden durar sólo unas semanas; en otros, los resultados pueden ser definitivos. Los investigadores creen que la edad, la herencia, la calidad de la piel y el estilo de vida , así como el lugar donde se aplica el relleno, tienen importancia en la duración del mismo. Sin embargo, no se conoce con exactitud cuál es la razón específica que causa estas grandes diferencias individuales.

Riesgos asociados

Colágeno: la reacción alérgica es la principal complicación. Para saber si es alérgico a esta sustancia, su cirujano le hará un test de alergia un mes antes de su aplicación. Si en el lugar del test aparecen después de un tiempo picazón, edema u otros síntomas, dígaselo a su cirujano.

Los riesgos no relacionados con la alergia incluyen infección, abscesos, úlceras, descamación, y formación de nódulos que pueden mantenerse en el área tratada. Todos estos problemas ocurren en muy pocos casos.

Grasa: No tiene el problema de la alergia por ser del propio paciente. Existe un pequeño riesgo de infección u otras complicaciones poco frecuentes.

Planeando el tratamiento

Su cirujano le interrogará sobre alergias a medicamentos, infecciones en la piel o heridas crónicas. Las inyecciones de colágeno no se aplican en embarazadas, en individuos alérgicos a productos bovinos, pacientes con enfermedades autoinmunes y a los alérgicos a la anestesia local.

El tratamiento.

Colágeno.

El colágeno es una proteina existente en la naturaleza que provee soporte a diferentes partes del cuerpo como la piel, las articulaciones, los huesos y los ligamentos. El colágeno inyectable, es un derivado de colágeno bovino purificado. El proceso de purificación crea un producto similar al colágeno humano.

Este producto se utiliza principalmente para relleno de arrugas, surcos y cicatrices principalmente en la cara.

El tratamiento con colágeno se comienza una vez que se ha comprobado que el paciente no es alérgico al mismo con un test.

Se hacen inyecciones usando una aguja muy fina e inyectando pequeñas cantidades a lo largo de las arrugas. Esto produce un leve dolor en cada lugar de inyección.

Como parte de lo inyectado que será absorbida por el cuerpo en los días siguientes, se aplican cantidades algo mayores que las necesarias. Su médico puede hacerle mirar en un espejo para ir decidiendo dónde continuar con la aplicación.

Después del tratamiento se siente una ligera molestia en la zona y algo de hinchazón y hematoma aunque en forma mínima. En pacientes de piel muy blanca puede haber un ligero enrojecimiento durante la primera semana. No es necesario ningun vendaje y no hay cuidados en la comida, bebida, y maquillaje.

La duración de los efectos del colágeno es variable. Generalmente ésta oscila entre 3 y 6 meses. Su médico lo aconsejará en cuanto a cúal es el momento indicado para repetir el tratamiento para mantener los resultados.

Inyección de grasa.

Es un autoinjerto de tejido adiposo o microlipoinyección. Consiste en extraer células de grasa del abdomen, muslos, nalgas o cualquier otro lugar, reinyectándolas por debajo de la piel. Se usa habitualmente para corregir las mejillas hundidas, los surcos entre la nariz y la boca, las depresiones de la piel, mejorar las arrugas de la frente y para engrosar los labios.

Se hace bajo anestesia local y se extrae la grasa con una jeringa con aguja de grueso calibre o una cánula con un aspirador. La grasa se prepara e inyecta en el lugar indicado con una aguja. A veces se aplica un vendaje sobre el lugar tratado.

Al igual que con el colágeno, es necesario sobrecorregir el defecto, ya que hay una reabsorción de grasa en las primeras semanas de postoperatorio.

Después del tratamiento si éste fue extenso, puede notar hinchazón y hematomas en el lugar dador tanto como en el receptor. Debe alejarse del sol por unas 24 hs. Puede aplicarse maquillajes y crema protectora durante el postoperatorio. El edema del lugar tratado puede durar varias semanas.

La duración de las inyecciones de grasa varía mucho según el paciente. Aunque algunos pacientes informan sobre duraciones de más de un año, la mayoría encuentra que la mitad de lo inyectado desaparece en un lapso de 3 a 6 meses. Debido a esto, las inyecciones deben repetirse periódicamente para mantener los resultados.

A medida que envejecemos, los efectos de la gravedad, la exposicion al sol y el estrés de la vida diaria, dejan sus rastros en nuestras caras. Aparecen entonces surcos profundos entre la nariz y la mejilla; el óvalo de la cara pierde definición en la porción mandibular; los pliegues de la piel y nuevos depósitos de tejido adiposo surgen en el cuello.

El lifting facial o ritidectomía no va a detener el proceso de envejecimiento aunque sí puede devolver el aspecto descansado y agradable que teníamos previamente.

Estos párrafos informativos le darán un conocimiento básico del lifting, cómo se hace, y qué resultados se pueden esperar de él. No tendrá Ud. todas las respuestas a sus inquietudes, ya que mucho depende de cada paciente y de cada cirujano en particular. A él debe referirse para aclarar las dudas que puedan quedar sin resolver.

¿Quiénes son los mejores candidatos para un lifting?

Los mejores candidatos para un fifting facial son las mujeres u hombres cuya cara y cuello han comenzado a aflojarse, pero que conservan una piel elástica y una estructura ósea fuerte y bien definida. La mayoría de estos pacientes están entre los cuarenta y los sesenta años de edad, aunque se pueden obtener excelentes resultados en personas de más de 80 años.

Un lifting puede darle un aspecto más juvenil y lozano; y mejorar de esta forma su autoestima. Pero no le dará un aspecto totalmente diferente, ni le devolverá la salud y vitalidad de su juventud. Antes de decidirse por esta cirugía, piense bien cuáles son sus expectativas y compartalas con su cirujano.

Todas las cirugías tienen cierto riesgo.

Cuando un lifting está hecho por un Cirujano Plástico calificado, las complicaciones son raras y generalmente menores. No obstante, los individuos varían tanto en su anatomía, sus reacciones físicas y su poder de cicatrización, por lo que el resultado nunca es 100% predecible.

Planificación previa.

El cirujano evaluará en la consulta su cara, incluyendo la piel y la estructura ósea; y hablará con Ud. de los objetivos de la intervención.

También averiguará sobre patologías que pudieran traer problemas durante o después de la cirugía, como presión arterial elevada, problemas en la coagulación, o tendencia a la cicatrización exagerada. No olvide decirle si Ud. fuma o toma remedios, especialmente aspirina o otras drogas que alteran la coagulación.

Si Ud. se decide por un lifting, su cirujano le explicará las técnicas y la anestesia que él utilizará, el lugar donde se hará la operación y los riesgos y costos involucrados. No dude en preguntarle sobre cualquier duda que surja, especialmente las que se refieran a sus expectativas y preocupaciones acerca de los resultados.

Preparándose para la cirugía.

Su cirujano le dará instrucciones sobre como prepararse para la cirugía, incluyendo indicaciones sobre la comida, bebida, el cigarrillo y si tomar o no ciertas medicaciones. Si Ud. fuma, es muy importante dejar de hacerlo una o dos semanas antes de la cirugía; el cigarrillo empeora la circulación sangúinea y puede provocar problemas en su cicatrización.

Si su cabello es muy corto, tal vez prefiera dejarlo crecer antes de la intervención, para así ocultar las incisiones en el postoperatorio.

Tipos de anestesia.

La mayoría de los liftings se hacen bajo anestesia general en los que Ud. duerme todo el tiempo o local combinada con sedantes que lo mantienen somnoliento. En estos casos, Ud. estará despierto pero sedado y no sentirá dolor en la zona operada aunque pueda sentir tirones o alguna incomodidad.

La operación.

Un lifting dura varias horas. Esta duración es mayor si se llevan a cabo otros procedimientos asociados. En algunos casos se necesitan dos tiempos operatorios.

Cada cirujano/a actúa a su manera. Algunos completan un lado primero y otros cambian varias veces de lado. El lugar de las incisiones y el desarrollo de la intervención depende de su estructura facial y de las preferencias del cirujano.

Las incisiones generalmente comienzan cerca de la zona de implantación pilosa en los lados de la frente y continúa por delante o justo sobre el cartílago delante de la oreja, y sigue por debajo del lóbulo para terminar en el cuello superior detrás de la oreja. En algunos casos puede ser necesaria una pequeña incisión debajo del mentón.

Generalmente el cirujano separa la piel del tejido adiposo. Este puede ser recortado o aspirado alrededor del cuello y mentón para mejorar el contorno. Luego se tensa el músculo y la lámina que lo envuelve (aponeurosis) y adapta la piel a la nueva forma resecando el excedente.

Se suturan las distintas capas de tejido y se hace lo mismo con las incisiones de piel.

Por fin, se coloca algun tipo de vendaje levemente compresivo con o sin un fino tubo de drenaje.

Después de la cirugía.

El dolor generalmente es mínimo y en caso de existir, se atenua con medicación analgésica. (Si hubiera mucho dolor o hinchazón repentina debe consultar a su médico de inmediato). La zona operada no tiene sensibilidad, la que se recupera en algunas semanas o meses. Es preferible no inclinar la cabeza hacia abajo para evitar el edema.

Los vendajes se retiran entre uno y cinco días después. No se asuste del aspecto pálido, hinchado o amoretonado de su cara. Recuerde que en pocas semanas volverá a verse normal.

Casi todas las suturas se retiran entre los cinco y siete días aunque algunas se dejan unos pocos días más.

Volviendo a la normalidad.

Haga una vida tranquila la primera semana después de operado. Al principio su cara le parecerá un poco rara debido a la hinchazón. Sus movimientos faciales serán un poco limitados y algunos hematomas se verán durante dos o tres semanas. Puede sentir cansancio y estar desilusionada o algo deprimida al principio.

Para la tercera semana se verá y se sentirá mucho mejor. La mayoría de los pacientes vuelven al trabajo entre diez días y dos semanas después de la operación. Puede usar maquillajes especiales si la vista de hematomas le molesta.

Su nuevo aspecto.

Seguramente Ud. va a estar muy satisfecho/a con su lifting si acepta que los resultados no van a ser aparentes de inmediato. Aún cuando la hinchazón y los hematomas hayan desaparecido, el cabello cerca de la herida puede estar muy delgado y la piel algo seca por varios meses. Los hombres pueden notar una diferente distribución del pelo de la barba al afeitarse.

Ud. notará algunas cicatrices después de un lifting, pero ellas están escondidas por el cabello o por los pliegues naturales de su cara. De todos modos, iran borrándose con el tiempo para hacerse casi invisibles.

Conclusión.

Hacerse un lifting no detiene el reloj. Su cara continuará envejeciendo con el tiempo y quizás Ud. quiera repetir esta operación dentro de 5 ó 10 años. Pero también es cierto que los efectos de un lifting son muy duraderos, ya que dentro de varios años Ud. continuará teniendo un mejor aspecto que si nunca se hubiera operado.

La cirugía de los párpados es una de las más frecuentes  de la cirugía plástica.

Muchas personas notan una aspecto fatigado o avejentado en su mirada debido a alteraciones alrededor de sus ojos. La blefaroplastía corrige estos defectos.

Esta operación no elimina las ojeras ni las «patas de gallo» y tampoco eleva las cejas caídas. Aunque la blefaroplastía se efectúa muchas veces como único procedimiento, su cirujano podrá recomendarle un lifting de las cejas, de la cara; o una dermoabrasión para obtener los mejores resultados.

Comprendiendo la cirugía.

En la cirugía de los párpados superiores, el cirujano dibuja el lugar de la incisión siguiendo los pliegues naturales para disimular las cicatrices. La incisión se hace siguiendo estas líneas; y el exceso de grasa, músculo y piel se retiran. Se utilizan suturas muy finas para cerrar la herida dejando una línea cicatrizal mínima.

En los párpados inferiores, la incisión se hace muy cerca de las pestañas, y siguiendo los pliegues naturales. La grasa se retira de las bolsas junto con el exceso de piel, que es menor que en el párpado superior. La herida se cierra de la misma forma.

Las bolsas adiposas pueden ser corregidas desde adentro del párpado en los casos que no haya exceso de piel.

La blefaroplastía superior e inferior puede normalmente durar entre una y dos horas.

¿Qué se debe esperar después de la cirugía?

Inmediatamente después de la cirugía su cirujano puede aplicar pequeñas tiras estériles o no colocar ningun vendaje. Los ojos habitualmente no se cubren aunque puede estar indicado un colirio para mantener la humedad de los mismos.

Un cierto grado de hinchazón y hematomas son normales. La aplicación de compresas frias, así como la elevación de la cabeza cuando esté acostado, mejoraran sus molestias. Su cirujano le indicará medicación para el dolor.

Durante una semana Ud. deberá mantener el área limpia ya que las pestañas tienden a pegarse especialmente después de dormir. Las suturas se retiran entre dos y cinco días después de la cirugía.

Todos los años, mucha gente recurre a los cirujanos plásticos para consultar sobre cómo mejorar el aspecto de su nariz. Esta presenta defectos de tamaño, forma, envejecimiento, traumatismos, etc.

Si Ud. es de las personas que quieren saber cómo la cirugía de la nariz (o rinoplastía) puede mejorar su aspecto, su confianza en Ud. mismo, o su salud, a continuación le informaremos cómo se lleva a cabo y qué es lo que puede Ud. esperar de ella.

El éxito de una operación es el resultado de una buena relación entre el médico y el paciente. La confianza, basada en expectativas realistas; y una técnica basada en el saber y la experiencia, va creciendo durante las consultas previas  a la cirugía. Su cirujano puede responder a preguntas que surjan de sus requerimientos específicos.

Tomando la decisión.

Ya sea que la operación se haga por razones cosméticas o funcionales, la elección de su cirujano plástico es de suma importancia .

Este examinará su estructura nasal, tanto en la parte externa como en la interna, para evaluar el tipo de intervención necesaria. También le explicará los distintos factores que pueden afectar el resultado de la misma, tales como el tipo de piel, la edad, el grado de la deformidad, y las alteraciones de las estructuras internas de su nariz.

Luego de esta completa evaluación, Ud. recibirá información sobre los tipos de anestesia, el lugar de la intervención y los costos de la misma.

Es así como Ud. podrá, junto con su Cirujano, tomar en forma responsable la decisión de operarse.

Entendiendo la operación.

La palabra rinoplastía significa, literalmente, dar forma a la nariz.

En primer término, se hacen incisiones que permiten despegar la piel de la nariz de su esqueleto de hueso y cartílago. Estas incisiones se hacen por dentro de la nariz, salvo en algunos casos en que es necesaria agregar una incisión de cerca de 1cm que va de un orificio nasal a otro cerca del labio superior.

Luego, se modifica la forma resecando o cambiando la forma del hueso y del cartílago.

La piel se reacomoda sobre las nuevas formas y se suturan las incisiones.

Por fin, se coloca una férula externa para mantener la nueva forma, y se colocan en los orificios nasales tapones de un material suave y absorbente para evitar la acumulación de coágulos y estabilizar el tabique nasal.

¿Qué es lo que Ud. puede esperar después de la cirugía?

Inmediatamente después de la cirugía, Ud. tendrá una férula pequeña sobre su nariz con el fin de protegerla y mantenerla estable por 5 a 7 días. Los tapones de sus orificios se sacan entre 12hs y 4 días despúes de la intervención.

Ud sentirá su cara hinchada especialmente durante el primer día.

Es probable que deba tomar analgésicos. No deberá sonarse la nariz fuerte durante los primeros días. Es probable que note hematomas leves y edema en los párpados durante este tiempo. La férula generalmente se retiran a los 6 ó 7 días de la operación.

Es muy importante que Ud. siga las instrucciones de su cirujano, especialmente en lo referente a la posición en que debe mantener la cabeza al principio.

Algunas actividades no son convenientes las primeras semanas, como la exposición directa al sol, el exceso de ejercicio, y las situaciones que puedan ocasionar un trauma en la nariz. El apoyo de los anteojos no debe pesar sobre la zona.

Cumpla con las visitas postoperatorias que su cirujano le indique y comuníquese con él inmediatamente ante cualquier síntoma inesperado.

Un contorno de la mandíbula bien definido ayuda a dar un buen balance a la cara y es una parte fundamental del perfil de cada persona. Cuando ésta se mira en el espejo, su mirada se focaliza en el tamaño o la forma de su nariz, sus orejas o en las finas arrugas de su piel. Pero aunque pocos examinan su mentón con la misma atención, el ser poseedor de un mentón “débil” no ayuda a un obtener un resultado facial armonioso.

Los cirujanos que se especializan en rinoplastia o sea la cirugía de la nariz, son los primeros en sugerir que un cambio en el tamaño del mentón o en su forma, pueden mejorar el perfil tanto como una rinoplastía.

Esta sección tratará de aclarar las dudas que Ud. tenga y brindarle la información necesaria si está considerando la posibilidad de una cirugía del mentón.

¿Es esta cirugía para usted?

Como en toda cirugía electiva, un buen estado de salud y tener expectativas realistas son dos requisitos indispensables. También es importante entender los diversos aspectos de esta cirugía. Un perfil agradable y equilibrado puede obtenerse insertando un implante o moviendo el hueso hacia delante de manera de agrandar un mentón retraído, o reduciendo uno muy prominente. Esto puede dar una mayor armonía facial y mejorar su autoestima.

Otra posibilidad de mejorar su mentón es efectuar una lipoaspiración debajo del mentón eliminando el exceso de grasa, obteniendo así un cuello con un perfil más definido. Cuando hay un problema de mala oclusión dentaria, o existen defectos congénitos en la estructura de la mandíbula, la cirugía maxilofacial puede mejorar la función y dar un mejor aspecto a la cara.

Entendiendo la operación.

Para aumentar el mentón, el cirujano comienza haciendo una incisión en el surco natural debajo del mentón o por dentro del labio inferior, cerca de la encía. Luego aparta los tejidos para crear un espacio donde el implante será alojado. Este implante, hecho de material sintético, se fabrica en diferentes medidas y formas para adaptarse a las necesidades de cada paciente. También puede ser tallado por el propio cirujano.

Después de colocarlo, el cirujano cierra la incisión con suturas finas.

Para disminuir el tamaño del mentón, las incisiones se hacen de la misma manera y el cirujano talla el hueso para retirar el excedente y darle una mejor forma.

Después de la cirugía.

Inmediatamente después de la cirugía el cirujano coloca un vendaje compresivo que se deja en su lugar durante dos a cinco días. Ud. sentirá una leve molestia en la zona. El dolor postoperatorio puede ser controlado  con la medicación que su cirujano le recetará. Se deberá limitar la masticación y una dieta blanda puede estar indicada por unos días. La mayoría de los pacientes sienten tensión en la zona, que generalmente cede en una semana.

Alrededor de las seis semanas la hinchazón ha cedido y Ud. podrá ver los resultados de su operación. La actividad deportiva debe ser evitada por unas semanas.

La cirugía plástica hace posible que Ud. mejore su apariencia y elimine los signos de envejecimiento prematuro que atentan contra su autoestima. Al cambiar su aspecto, esta cirugía mejora la imagen que Ud. tiene de si mismo.

Una de las características físicas que más frecuentemente requieren corrección es la de tener orejas salientes. Los niños que son víctimas de sobrenombres crueles son los candidatos más obvios para esta cirugía, que se realiza a partir de los cinco años. Aunque el defecto no sea muy notorio, igual puede ser motivo de preocupación y mala adaptación escolar. En general, es mejor hacer lo más temprano posible la corrección.

Los adultos también pueden beneficiarse con esta operación que mejora su autoestima. A veces ellos la acompañan con otras intervenciones estéticas simultáneas. Un signo de vejez es el alargamiento del pabellón auricular, que se corrige al igual que las orejas salientes.

¿Es la auriculoplastía para usted?

Un buen estado general de salud y tener expectativas realistas son dos requisitos indispensables para un buen resultado. También es importante entender de que la operación de cuyo objetivo es conseguir una mejor proporción entre las orejas y la forma y tamaño de su cabeza y de su cara.

Cuando esten decidiendo una auriculoplastía, los padres deben estar seguros que esto es lo que su hijo realmente quiere y necesita. Los pacientes adultos deben saber que el cartílago totalmente desarrollado no tiene la misma flexibilidad que la del niño.

Entendiendo la operación.

Esta se hace con el paciente dormido o despierto, aunque las intervenciones en partes blandas como ésta son muy bien toleradas con anestesia local aún en los niños.

La intervención comienza con una incisión detrás de la oreja, cerca del pliegue de encuentro entre ésta y el cráneo. El cirujano luego moldea el cartílago o reseca parte del mismo de manera de obtener la forma deseada. Esta se mantiene con suturas permanentes o de anclaje temporario que se retiran cuando la cicatrización ha fijado la oreja en su nueva forma.

Los riesgos son mínimos. La cicatriz es imperceptible y queda detrás de la oreja. En caso que ésta sufra algun cambio, comuníquelo a su cirujano.

Luego de un período de hinchazón, la forma definitiva se irá adquiriendo en forma paulatina hasta obtener el resultado final en 4 a 6 meses.

Si Ud está pensando en hacerse una lipoaspiración, nuestra intención es explicarle cuándo ésta es útil, cómo se hace, y cómo se verá y sentirá Ud. después de la cirugía. No todas sus dudas quedarán aclaradas, ya que muchas respuestas dependen de sus circunstancias individuales. Es su Cirujano Plástico quien le responderá sobre las partes de este procedimiento que Ud. aún no comprenda después de leer esta sección.

Aunque la lipoaspiración no puede reemplazar la dieta y el ejercicio, sí puede eliminar el tejido adiposo que se acumula en algunas partes del cuerpo que son muy resistentes a los métodos tradicionales de adelgazamiento.

¿Cómo saber si las caracteristicas de su adiposidad mejorarán con una lipoaspiración?

Para ser beneficiado con una lipoaspiración Ud. debe tener expectativas realistas sobre lo que esta operación puede brindar. Si bien puede mejorar su apariencia y su autoestima, no necesariamente Ud. se parecerá a un ideal imaginario, ni hará que la gente le trate de una manera diferente. Antes de decidir una cirugía, piense bien en cuáles son sus expectativas y hable de ellas con su cirujano.

Los mejores beneficios con  la lipoaspiración se obtienen en aquellas personas de piel firme y elástica, que tienen adiposidades localizadas en algunas áreas del cuerpo.

La lipoaspiración tiene riesgos aumentados en los individuos con enfermedades crónicas como la diabetes, afecciones cardíacas o pulmonares de importancia, mala circulación, o aquellos que han sufrido cirugías recientes cerca del área a tratar.

Respondiendo a sus dudas.

Las personas que piensan en una lipoaspiración muchas veces se sienten confundidas por la cantidad de opciones y técnicas diferentes que se promocionan en los medios. Esta sección y su cirujano plástico de confianza lo ayudarán a tomar una decisión correcta.

El entrenamiento y el aprendizaje de su cirujano han sido importantes para formar su juicio a la hora de actuar, por lo que Ud. puede cerciorarse de sus antecedentes. Si éste es Miembro Titular de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires, quiere decir que es especialista.

Preparándose para la cirugía.

Su Cirujano le dará instrucciones sobre cómo prepararse para la cirugía,  incluyendo las que conciernen al ayuno líquido y sólido, el cigarrillo; y las medicaciones que estén indicadas. Si Ud. está resfriado o tiene algun proceso infeccioso, especialmente de la piel, su cirugía puede tener que postergarse.

¿Dónde va a operarse?

La lipoaspiración puede efectuarse en un centro de atención ambulatoria o en una Clínica o Sanatorio. Las lipoaspiraciones de menos volumen requieren menos complejidad para su atención. Las que extraen volúmenes importantes o aquellas que se hacen en combinación con otros procedimientos, requieren internación posoperatoria.

Anestesia para la lipoaspiración.

Se pueden usar varias clases de anestesia para la lipoaspiración. Ud y su cirujano deben elegir el tipo de anestesia que mejor se adapte a su caso.

Si sólo serán tratadas pequeñas cantidades de tejido adiposo en pocos lugares, se puede usar la anestesia local, que quita la sensibilidad solamente a las áreas afectadas. A esto se puede agregar apoyo anestesiológico (neuroleptoanalgesia) para que Ud. esté más tranquila/o y relajada/o durante la intervención.

La anestesia peridural puede ser una buena opción en operaciones más extensas. Esta es la anestesia que se usa frecuentemente durante los partos.

Otros pacientes prefieren la anestesia general, especialmente si un gran volumen de tejido va a ser extraído.

La operación.

La duración de la operación es muy variable y depende del tamaño del área tratada, la cantidad de tejido extraído, el tipo de anestesia y la técnica empleada.

A través de una pequeña incisión, una cánula (tubo fino) de aproximadamente 3 mm, se introduce para absorber el tejido adiposo que se encuentra debajo de la piel. La cánula se tira y empuja a través de este tejido, rompiendo las células de grasa y aspirándolas hacia afuera. La succión proviene de una bomba de vacío o de una jeringa grande, según lo prefiera el cirujano.

Variantes técnicas.

La técnica descripta es la básica, a la que pueden agregarse algunas variantes que se han ido desarrollando con el tiempo.

La inyección de líquidos antes de extraer la grasa es una variante muy utilizada por los cirujanos plásticos hoy en día. El líquido ayuda a sacar la grasa con más facilidad, reduce la pérdida de sangre, y disminuye el dolor intra y postoperatorio. También diminuye los hematomas.

La cantidad de volumen empleado depende de las preferencias del cirujano. Volúmenes importantes, hasta tres veces la cantidad de grasa aspirada, se utilizan en la técnica tumescente. Esta se usa típicamente en las lipoaspiraciones con anestesia local. La palabra tumescente se refiere al edema o tumefacción  que se observa en la zona infiltrada.

La lipoaspiración ultrasónica se hace con una cánula especial que produce energía ultrasónica. A medida que pasa por las áreas tratadas, el ultrasonido provoca la explosión de las células adiposas, licuando la grasa. Esta luego se retira con la técnica tradicional. Esta técnica mejora la facilidad de aspiración en las zonas fibrosas como la espalda superior o la ginecomastia (mama grande en el hombre).

Después de la cirugía.

Después de la cirugía Ud. observará que el liquido que sale por las incisiones moja las curaciones. Generalmente se coloca un vendaje elástico o una prenda especial para comprimir la superficie tratada durante varios días.

Aunque las técnicas actuales han mejorado las molestias postoperatorias, Ud. puede sentir un poco de dolor, ardor, hinchazón, y anestesia en la zona operada. Su cirujano le indicará los medicamentos adecuados para mejorar estos síntomas.

Volviendo a la normalidad

La cicatrización es un proceso gradual. Su cirujano le indicará probablemente que camine lo antes posible para mejorar el edema y para evitar que se formen coágulos en las venas de sus piernas. Ud. empezará a sentirse mejor gradualmente y podrá reanudar su actividad habitual pocos días después de la cirugía. Las suturas se retiran o se absorben dentro de los primeros diez días.

La actividad deportiva se debe evitar durante el primer mes. Aunque casi todos los rastros de la intervención desaparecen en tres semanas, un leve edema puede quedar hasta por seis meses o más.

Si Ud. tiene síntomas inesperados, como sangrado, aumento súbito del dolor o si tiene dudas sobre lo que puede hacer o dejar de hacer, no dude en llamar a su cirujano.

Su nuevo aspecto.

Ud. notará una diferencia casi inmediata en el contorno de su cuerpo, a pesar del edema (hinchazón) que se va a reabsorver en forma apulatina. Después de tres meses, el edema residual desaparece y la forma es la definitiva.

Si sus expectativas son realistas, Ud. probablemente estará muy satisfecho con el resultado obtenido. Sentirá su ropa holgada y su cuerpo  más cómodo.

Aproveche para incorporar una dieta saludable y un plan de ejercicios adecuado para mantener y mejorar estas ventajas.

La abdominoplastía o cirugía plástica del abdomen, es una operación de cirugía mayor que reseca el exceso de piel y grasa del abdomen medio e inferior ciñendo al mismo tiempo los músculos de la pared abdominal. Esta operación puede mejorar sustancialmente la apariencia de un abdomen saliente.

Si Ud. está pensando en hacerse una abdominoplastía, trataremos de explicarle quiénes pueden hacérsela y qué resultados se pueden esperar de ella.

¿Quiénes son los mejores candidatos?

Los mejores candidatos son las mujeres y los hombres que estando en buenas condiciones físicas, tienen un depósito localizado de tejido adiposo o piel floja a la altura del abdomen. Esta cirugía es especialmente beneficiosa para las mujeres que luego de múltiples embarazos han sufrido un estiramiento de sus músculos abdominales que es irreversible con la gimnasia.

Los pacientes que planean una reducción de peso deberían postergar la cirugía, lo mismo que las mujeres que piensan en nuevos embarazos. En éstas los músculos verticales del abdomen pueden volver a separarse, perdiendo parte del efecto obtenido con la intervención.

Toda cirugía tiene algún riesgo.

Miles de abdominoplastías se realizan cada año con todo éxito. Cuando son hechas por un Cirujano Plástico calificado, sus resultados son muy positivos. A pesar de esto, hay ciertos riesgos asociados a toda cirugía y complicaciones propias de este procedimiento.

Las complicaciones postoperatorias como las infecciones o la trombosis venosa son raras. Si tiene una infección, ésta puede ser tratada con antibióticos y drenajes. La trombosis venosa se puede prevenir con movilización precoz.

La cicatrización defectuosa puede necesitar una segunda intervención.

Si sus acúmulos adiposos se limitan al área debajo de su ombligo, Ud. puede ser pasible de una intervención menos extensa llamada abdominoplastía parcial que puede ser ambulatoria. También puede asociarse una lipoaspiración de caderas para mejorar su forma.

Tipos de anestesia.

Su cirujano puede elegir la anestesia general, donde Ud. dormirá durante toda la operación, o una peridural que deja sin sensibilidad la parte inferior del cuerpo. En los casos parciales, la intervención puede ser hecha con anestesia local con o sin el agregado de sedación intravenosa.

La cirugía.

La abdominoplastía completa puede tardar entre dos y cinco horas, dependiendo de la corrección que se deba hacer. La abdominoplastía parcial puede tardar entre una y dos horas.

Habitualmente el cirujano hará una incisión que va de una cadera hasta la otra, justo por encima de la zona del pubis. Otra incisión más corta rodea al ombligo. En la abdominoplastía parcial la incisión puede ser más corta y no hace falta mover el ombligo.

Luego el cirujano separa la piel de la pared abdominal todo a lo largo del abdomen hasta las costillas, dejando al descubierto los músculos largos del abdomen anterior. Éstos son tensados juntándolos en la línea media para dar una nueva firmeza a la pared abdominal y mejor forma en la cintura.

La piel es estirada hacia abajo y el excedente se retira. Se talla una ojal donde va a ir el ombligo, que se sutura en este lugar. Finalmente se sutura el resto de la incisión, se se coloca un drenaje y se aplican curaciones en la zona.

Después de la cirugía.

Durante los primeros días, su abdomen estará hinchado y Ud. sentirá cierta incomodidad y dolor que podrán controlarse con medicación. Dependiendo de la amplitud de la cirugía, Ud. deberá quedar internado unas horas hasta dos o tres días.

Aunque no pueda hacerlo erguido, deberá caminar lo más pronto posible.

Las suturas se retiran después de la primera semana; y la curación será reemplazada por alguna prenda compresiva.

Volviendo a la normalidad.

Ud. puede tardar varias semanas e incluso meses para sentirse completamente repuesta. Algunas personas vuelven a su trabajo en dos semanas mientras que otras necesitan tres o cuatro semanas para recuperarse.

Las cicatrices parecerán empeorarse durante los primeros tres a seis meses, pero esto es normal. Recién a los nueve meses hasta un año las cicatrices pierden relieve y se aclaran. Aunque nunca desaparecen del todo, no se ven aún con una malla puesta.

Su nuevo aspecto.

Tanto la abdominoplastía parcial como la total tienen excelentes resultados en pacientes con músculos abdominales debilitados o con piel en exceso. En la mayoría de los casos, los resultados duran muchos años siempre que se acompañe de una dieta balanceada y el ejercicio necesarios.

Si Ud. tiene expectativas realistas y está preparado para una cicatriz abdominal con un postoperatorio prolongado, la abdominoplastía es el procedimiento indicado para Ud.

La toxina botulínica es un producto farmacéutico que ha sido utilizado para tratamientos neurológicos, traumatológicos y oftalmológicos, con mucho éxito, durante más de diez años.

En los últimos años de la década del ´90 se comenzó a utilizar con fines estéticos.

Su uso en Estética

El tratamiento con toxina botulínica se realiza sobre las arrugas dinámicas o de expresión de la cara, relajando los músculos faciales que forman este tipo de arrugas.

Existen tres tipos de arrugas. Las arrugas de fotoenvejecimiento, producidas por la acción del sol. Las arrugas por envejecimiento fisiológico y las arrugas dinámicas que son las más frecuente ya que se producen cuando gesticulamos o expresamos emociones.

Las principales indicaciones de toxina botulínica son para relajar las líneas de expresión de la frente, del entrecejo y de las patas de gallo.

¿Cómo es el tratamiento?

Es un tratamiento no quirúrgico y rápido.

No necesita test de alergia.

Consiste en micro inyecciones en la zona a tratar y la aplicación no lleva más de 15 minutos. Antes de aplicarse, se coloca una crema anestésica. El paciente puede experimentar un pequeño pinchazo y después ninguna molestia.

En la mayoría de los pacientes no existen efectos adversos importantes, los más comunes son enrojecimiento en el sitio de inyección y algún hematoma, que desaparece a la semana. En caso de ocurrir una mayor respuesta del fármaco se podrá observar una debilidad muscular palpebral, caída de la cola de las cejas, que desaparecen a los pocos días.

Todos los efectos son reversibles.

Los resultados varían de acuerdo a de cada paciente, pero generalmente a partir de las 48-72 hs posteriores a la aplicación se comienzan a notar los resultados, alcanzando su máximo efecto entre los 7 a 10 días.

Los efectos de la toxina duran entre cinco y seis meses, dependiendo de factores individuales de cada paciente. Después de varios tratamientos el efecto comienza a ser más duradero. Mientras dura el efecto, las arrugas y líneas de expresión se atenúan o desaparecen y no se altera la expresión natural de la cara.

Por ser el tratamiento precisamente un derivado de una toxina, muchos pacientes poseen cierto temor; sin embargo al igual que la penicilina y otros antibióticos, que también son derivados de toxinas, no se han informado peligro para el ser humano gracias al cuidadoso proceso de elaboración y dosificación del producto.

La toxina botulínica es una excelente opción para aquellas mujeres que quieren comenzar con algún tratamiento preventivo, ya que se va perdiendo el hábito de contraer los músculos al gesticular.

Es importante realizar una consulta con un profesional para que determinar el resultado deseado y evaluar la cantidad de dosis (unidades) necesaria de acuerdo a cada caso.

Su consulta no molesta…